EMBAJADORES QUE GENERAN ORGULLO

Publicado por Minuto Deportivo el 02/06/2018 en COLUMNISTAS


Un gran año ha sido para los nicoleños que nos representan en los dos máximos niveles del básquetbol argentino, aún no ha finalizado la temporada para Goyo y Pato.

CLICK PARA AMPLIAR

"Embajadores que generan orgullo" Por Ignacio Arámburu Michael Jordan simplemente quería que se lo reconociera como el mejor jugador de basquetbol que haya existido. Para algunos, ese sueño empieza con visión intensa. Para Jordan no. “En realidad, no sabía mucho acerca del básquetbol profesional. Mantuve mis sueños muy al alcance, en lugar de soñar algo muy distante. Mantuve mis sueños cerca de mí y realistas. Un paso a la vez”, señala como receta, en el imprescindible libro “Con la fuerza de Jordan”, escrito por Pat Williams y Michael Weinreb, que navega sobre la vida, el pensamiento y todo lo que convirtió a MJ en el atleta que cambió la historia del deporte para siempre. Todos soñamos diferente, a diversas escalas, con distintos enfoques. Lo importante no es el tipo de sueño, sino la búsqueda continua y persistente del mismo. “Los éxitos no me sorprendieron porque ya los había experimentado mentalmente”, confiesa. La mentalidad es determinante. El básquet nicoleño no tiene a su Jordan, pero sí a muchos soñadores que viendo sus videos en youtube o el póster del 23 de Chicago Bulls en sus habitaciones algún día soñaron con triunfar en lo que más les gusta. Chicos que pican la naranja desde que aprendieron a caminar y que trazan su destino con esfuerzo y dedicación, virtud principal del N° 1 de todos los tiempos más allá de la necesaria cuota de talento. Esos jóvenes en algún momento deben partir, continuar con su pasión en otro rincón del país. Distintos motivos, que no es necesario precisar aquí, los conducen al desarraigo. Y la vida los somete a un desafío que no es para cualquiera. Podemos estar tranquilos. En la temporada que se va, hemos tenido a coterráneos representándonos de la mejor manera en las distintas escalas del básquet argentino. Incluso algunos han logrado éxitos resonantes en su primera aventura fuera de su ciudad de origen. Vaya satisfacción. A sus 33 años, Nicolás Ferreyra disputó su 18° temporada en la Liga Nacional A. Su Quilmes de Mar del Plata, equipo con el que ascendió en 2011, terminó debajo de lo esperado y envuelto en abultadas deudas que complicaron todo. En ese contexto, Cachorro aprobó con 11,07 puntos (42,5% dobles, 47,6% triples, 83,1% libres) y 4,8 asistencias en 38 partidos con promedio de 28 minutos. En la elite, tuvo su estreno José Defelippo en Comunicaciones de Mercedes, aportando 3,17 puntos, 1,86 rebotes y 0,9 asistencias en 11,13 minutos. Con más participación, el pibe de 21 años explotó en la Liga de Desarrollo siendo máximo anotador del torneo con 24,4 tantos (60% dobles, 37% triples y 90% libres), 7,5 recobres y 3,9 pases gol. Fue el de Mayor Valoración (28). Continuará con los correntinos como ficha sub 23. La Liga Argentina tendrá final de nicoleños. Desde este domingo, Libertad de Sunchales, con Gregorio Eseverri como capitán, se medirá con el Estudiantes de Olavarría de Patricio Rodríguez. Goyo, de 31 años, va por su tercer ascenso (los dos anteriores los obtuvo en Quilmes). Su valiosa contribución data de 8,4 puntos (52,8% dobles y 34,8 triples y 76,7 libres), 6 rebotes y 2,7 asistencias en 32,8 minutos, mucha defensa y liderazgo. En silencio, Pato, de 33 años, halló su lugar en el revitalizado Bataraz con 9,7 puntos (51,3% dobles, 43,4% triples y 93,2% libres), 3,5 rebotes y 3,4 asistencias en 29,4 minutos. Uno de los dos será campeón y además accederá a la Liga Sudamericana. Para Elías Eterovich, quien con 24 años, salió por primera vez de San Nicolás, su paso por Deportivo Norte de Armstrong quedó registrado con 5,2 puntos (57,5% dobles, 33,3% triples y 68,8% libres), 2,2 rebotes en 13,7 minutos. Subió de categoría y fue confiable. Para Nicolás Maffei y Franco Cionco la partida no pudo resultar mejor. Ambos se consagraron con Gimnasia de Pergamino en el siempre bravo Provincial de Clubes. Cotorro, de sólo 22 años y figura en el partido final, sumó 10,5 puntos, 4,05 rebotes y 3,6 minutos en 30 minutos de promedio, mientras que Franquito con sus 24 años, estableció 13,95 puntos, 3,4 rebotes, 3,77 asistencias en 34 minutos. Ambos resultaron piezas decisivas en el ascenso. Nada es casual. En San Nicolás disfrutamos de todas las categorías del básquet argentino. Aquí las consecuencias. No es tan difícil entenderlo. A mejor espejo en el nivel principal, más se esforzarán los chicos por llegar. Estos hombres que nos representan tan bien saben que en el único lugar donde aparece la palabra éxito antes de trabajo es en el diccionario. “Los sueños lo son todo”, reza Michael Jordan. Que continúen surgiendo valores como los nombrados o talentosos que asoman como Víctor Fernández, Nico Fiorio o Matías Alluchon dependerá de que los clubes sigan comprendiendo que el valor de apostar por jugar en el mejor nivel profesional posible tiene consecuencias generadoras de enorme orgullo.

Sistema de Comentarios BETA. Depende de Usuarios como vos que lo usen con responsabilidad.

No se encontraron comentarios. SE EL PRIMERO EN COMENTAR!!!

Añadir Comentario


Visitas desde el 01/06/2012: 3001

Minuto Deportivo