LOS HÉROES DEL PUEBLO

Publicado por Minuto Deportivo el 27/11/2017 en COLUMNISTAS


17 años. Asomaban los 18, pero en la tarde primaveral del domingo 26 de noviembre del 17 la desgracia tuvo, al fin, fecha de vencimiento

CLICK PARA AMPLIAR

LOS HÉROES DEL PUEBLO Por Ignacio Arámburu 17 años. Asomaban los 18, pero en la tarde primaveral del domingo 26 de noviembre del 17 la desgracia tuvo, al fin, fecha de vencimiento. Bajo un sol radiante, el cielo se pintó plenamente de celeste porque Social, el Gigante de Ramallo, es el nuevo campeón del fútbol nicoleño. Y la fiesta es, nada más y nada menos, en el Salomón Boeseldin, con el respetuoso y aleccionador público de Defensores, que exhibe la madurez de los grandes aplaudiendo al clásico rival. La interminable y ruidosa caravana triunfal regresando de la Villa resulta inolvidable. Y la cuadra donde está la sede de Avenida Mitre rebalsa con una multitud (más de 2 mil hinchas) para una celebración interminable, acorde con el suceso acontecido. Los campeones jamás se discuten. Se reconocen. Social fue el mejor de todos. Lo demostró en el partido más importante del torneo. Disciplina táctica, concentración, personalidad, corazón, talento, oportunismo, solvencia, sacrificio y espíritu colectivo. Todas esas virtudes quedaron expuestas en la tarde soñada del equipo más goleador con 41 tantos. Cuando no hubo juego, le sobraron otros atributos para salir airoso. Rodrigo Ciarla, tantas veces cuestionado y subestimado, se consagró como entrenador con un planteo perfecto en la definición. Fue el arquitecto que diseñó este plantel, junto con su ladero el Chato Correa. El profe Rodi Pedazo los puso a tono físicamente para la resistencia. En el arco que primero ocupaba Joaquín López, Chiquito Bontti se hace gigante. El regreso a su casa de Ale Agotegaray, salvador en la semi y descollante en la final, elevó el nivel de una defensa con guerreros cómo Tomás Zanazzi, Claudio Cusich y Fausto Marini, quienes dieron todo y más. Guido Reynoso mira al cielo y le agradece emocionado a su papá. Los todoterrenos Nahuel Moreno y Maxi Nocera siguen corriendo, el capitán Agustín Velo quita y juega en un mediocampo liderado por el enorme Cabezón Martínez. Ale Monzón es guapo de potrero con la pelota en sus pies. Y arriba hay que dársela siempre al Tanque Cerrutti, asesino de redes con 18 gritos y autor de la joya más preciada de todos los tiempos. Alan Pérez entra, la aguanta y gambetea. Lo mismo Pelé Sánchez. Fede Antúnez y el paraguas Gauto meten en un conjunto limpio, que se impone sin pegar. Se ríe Luquitas Fanaro, ausente por lesión y dueño de cuatro goles. Saltan y cantan Mati Siciliano y Rodri Oliveros de la inagotable cantera. Se suma Manuel Fernández. Lagrimean Manu Doblores y Facu Roma. En el impecable césped granate, el grupo que supo ganarse a sí mismo, baila alrededor de la Copa Tribi Lozano. Son los nuevos héroes del pueblo. En la popular exultante con 600 almas, se abraza con todos a los gritos el Pato Agotegaray y recibe la 6 de su hijo. Desde su casa delira el Cabezón Gaeto, feliz. Esto es historia pura. En medio de la euforia queda prohibido olvidarse de los dirigentes. De aquellos que, encabezados por el Dr. Emilio Otero, laburan sin descanso desde hace tiempo para despertar al Gigante. Los mismos que tras la caída hace un año en la final ante Somisa, no se durmieron: apostaron por la continuidad del proyecto y reforzaron aún más a un plantel competitivo. Social, el más taquillero, se reencontró con la gloria por primera vez en el nuevo milenio. Es justo. ¡¡SALUD CAMPEÓN!!

Sistema de Comentarios BETA. Depende de Usuarios como vos que lo usen con responsabilidad.

No se encontraron comentarios. SE EL PRIMERO EN COMENTAR!!!

Añadir Comentario


Visitas desde el 01/06/2012: 1769

Minuto Deportivo